• January 17, 2020

LA REPERCUSIÓN DEL SALARIO MÍNIMO

REMEMBRANZAS

Por Santos Gabriel Us Ake

El salario mínimo aumentará de 102.68 a 123.22 pesos a partir del 1 de enero de 2020, igual a 20.54 pesos más o 20 por ciento adicional con respecto al 2019, derivado del acuerdo aprobado por la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami). Se trata de un monto histórico que no se había dado desde hace aproximadamente 36 años y beneficia a unos 3.44 millones de trabajadores en el país, según señala el gobierno federal.

Este aumento se presenta en un marco de cero crecimiento económico en el 2019, y de acuerdo a previsiones del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, en este 2020 el crecimiento volverá a ser de cero pero sostiene que en estos dos años se sentarán las bases para contar con una economía más fuerte a partir del 2021 si es que no se presentan sobresaltos internos y externos.

Algunos sectores han advertido que el aumento del 20 por ciento al salario mínimo podría desacelerar aún más la generación de empleos, además de provocar inflación porque finalmente los costos de producción se reflejarán en los precios de los artículos al consumidor final a partir de enero, aunque el sector oficial diga lo contrario.

El presidente se siente optimista ante este incremento porque hay finanzas públicas sanas, el peso se mantiene estaba frente al dólar, los precios de las gasolinas de igual manera se han estabilizado, el tratado de libre comercio con Estados Unidos y Canadá no parece tener problemas, y los precios de los productos básicos no se elevaron demasiado en el presente año.

Por ejemplo en Quintana Roo algunos comestibles de la canasta básica como el frijol negro se puede comprar a 15 pesos la bolsa de 900 gramos, azúcar 900 gramos a 19 pesos, un litro de leche a 16 pesos, un kilo de sal 11 pesos en las tiendas Diconsa, una institución controlada por el gobierno federal, mientras que el kilo de tortilla a precio liberado en la zona norte de Quintana Roo se cotiza a 18 y 20 pesos hasta el momento.

El mandatario federal festejó que sea la segunda mayor alza del salario mínimo en 36 años en lo que se refiere al empleo formal, que además para un patrón implica inscribir al trabajador al Instituto Mexicano del Seguro (IMSS) y al Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit). Tiene también repercusión en el mercado libre del empleo en el campo, en los jornaleros eventuales, los que no tienen prestaciones sociales.

En la agricultura, donde se encuentra uno de los sectores más marginados de Quintana Roo, el jornal diario se cotiza entre 150 y 200 pesos en el área de producción de piña en la zona sur de la entidad, pero con este aumento al salario mínimo el jornal de 8 horas de labores podría aumentar entre 220 y 250 pesos, o sea entre 10 y 25 por ciento más. En el 2018 en esa región se pagaba 150 pesos pero con el aumento al salario mínimo de 102.68 pesos pasó a 200 pesos, lo cual significó un incremento de 33.3 por ciento y obviamente repercutió en el precio de la piña.

En la zona rural del municipio de Lázaro Cárdenas, donde hay menor producción, el trabajo de limpieza o desyerbe de la milpa se paga principalmente por mecate (20 por 20 metros) a un precio actual de 70 y 80 pesos, y el campesino jornalero tendría que chapear dos mecates para ganar entre 140 y 160 pesos. Ante esta situación, habría que observar a partir de 2020 el comportamiento que tendrá el mercado libre laboral en el campo, un sector no regulado por la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos.

Seguramente repercutirá en los precios de los productos del campo que se venden en las calles de manera informal, los cuales no son tomados en cuenta por la Procuraduria Federal del Consumidor (Profeco) para su cálculo inflacionario. Mientras tanto el gobierno federal, por medio de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS), refiere que el incremento al salario mínimo en estos años de gobierno de López Obrador pone fin al desplome del 73 por ciento del poder adquisitivo de los trabajadores.

Ahora habrá que observar en el 2020 el comportamiento de los precios al consumidor, que seguramente repercutirá en alzas posiblemente moderadas, aunque el sector oficial lo niegue y le reste importancia. Además el gobierno federal considera que será una situación pasajera, de solo un año para recuperar el poder adquisitivo de los trabajadores, severamente castigado a lo largo de 36 años y además refiere que es uno de los factores que ha incidido en la inseguridad y que es prioritario atender, al mismo tiempo que está combatiendo la gran corrupción en la oligarquía y en la clase política nacional, que también ha influido en los males de este país, y desde luego, con ciertos errores en el proceso y al final del sexenio habrá que evaluar.

Read Previous

RECIBIRÁ QUINTANA ROO RECURSOS DEL FONDEN POR SEQUÍA DEL 2019

Read Next

ATERRIZA DE EMERGENCIA AVIÓN DE AIR FORCE DE USA EN AEROPUERTO DE CANCÚN

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *